do.toflyintheworld.com
Nuevas recetas

Lugares secretos en Cancún y la Riviera Maya Gallery

Lugares secretos en Cancún y la Riviera Maya Gallery


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Vence a las multitudes y disfruta de esta región mexicana en su máxima expresión

Tiempo de sueños

Lugares secretos en Cancún y la Riviera Maya

Tiempo de sueños

Como destino líder en el Caribe, Cancún y la Riviera Maya pueden parecer demasiado cargados de turistas. Aunque es principalmente conocida por sus increíbles playas y su escena de fiesta ruidosa, a esta región de la península de Yutacán en México todavía le queda mucho por descubrir y mucho por ofrecer en cuanto a gemas escondidas.

Por ejemplo, la región está llena de increíble belleza cenotes, o pozos naturales de agua dulce que pueden contener fantásticas cuevas o cavernas maduras para explorar. Por lo tanto, cuando haga las maletas, le recomendamos encarecidamente que se asegure de tener equipo de buceo o esnórquel. También puede alejarse del tequila y aprender sobre la fascinante y única vida silvestre de México en sus parques naturales o su rica historia y patrimonio maya en un museo nacional o sitio arqueológico. No muy lejos de la costa hay algunas islas que pueden no estar en su lista de deseos, pero siguen siendo hermosas y vale la pena visitarlas. Si está considerando visitar la hermosa ciudad de Cancún y la impresionante Riviera Maya cercana, estos lugares secretos son una visita obligada.

Chaak Tun

mundosemfim / istockphoto.com

No muy lejos de Cancún en Playa del Carmen, encontrarás el Cenote Chaak Tun, un hermoso cenote que tiene tres cavernas y una gran piscina de agua. Dos de las cavernas son perfectas para los buceadores debido a su agua clara. Necesitará un casco y un chaleco salvavidas (incluido con la tarifa de entrada), así como equipo de snorkel y traje de neopreno. Disfruta de la hermosa vista de estalactitas asombrosamente enormes que cuelgan sobre ti mientras exploras el cenote, que alberga incluso a algunos murciélagos.

Chikin Ha

Otro cenote en Playa del Carmen, Cenote Chikin Ha tiene una caverna al aire libre con agua hermosamente clara en la que puedes ver corales, peces, mantarrayas y tortugas nadando a tu lado. Practique esnórquel o buceo para explorar las cavernas circundantes o pruebe la tirolesa en la cuenca de agua dulce. Incluso puede presenciar una ceremonia maya tradicional aquí o hacer un picnic en la naturaleza.

Coba

Gim42 / istockphoto.com

Las ruinas de la antigua ciudad de Cobá no son tan populares como Chichén Itzá, razón por la cual es un lugar mejor para explorar la historia y la cultura de la antigua civilización maya. Se le permite subir los 130 escalones hasta la cima de la antigua pirámide y, además de sus fascinantes estructuras, el sitio también cuenta con restaurantes, un campamento y algunos hoteles, así como tiendas de artesanía local.

Dos Ojos

istockphoto.com

"Dos ojos" significa "dos ojos" en español, y Cenote Dos Ojos se llama así porque está formado por dos cenotes conectados por una gran zona de cavernas. Ubicadas al norte de Tulum y al sur de Playa del Carmen, estas cuevas submarinas cuentan con un agua hermosamente clara que se mantiene alrededor de 77 grados Fahrenheit durante todo el año, con una profundidad máxima de 33 pies. Encontrará algunas especies de peces, así como un par de tipos de camarones de agua dulce, en el agua mientras realiza una inmersión en una caverna, una inmersión en una cueva o un poco de esnórquel.

Ek Balam

Ubicadas en las tierras bajas mayas del norte, a unas 35 millas al noreste de las ruinas más famosas de Chichén Itzá, las ruinas de Ek Balam son los restos de lo que solía ser la sede de un reino maya desde el Preclásico hasta el Posclásico, que se remonta a aproximadamente 1200 antes de Cristo El templo principal es una de las estructuras descubiertas más grandes de la península, y puedes escalar la pirámide de la Acrópolis para obtener una vista fantástica de la zona.

Ruinas El Rey

Tiempo de sueños

Las ruinas de la Zona Arqueológica El Rey en Cancún brindan un viaje increíble en el tiempo a la antigua ciudad maya de El Rey, que estuvo en su apogeo entre 1250 y 1521 d.C. El sitio arqueológico más grande de Cancún, el complejo contiene 47 edificios, incluidos un templo maya en forma de pirámide, y puede reservar un recorrido a través de su agente de viajes o su hotel, con muchos recorridos disponibles en varios idiomas.

Bahía de la Media Luna

Tiempo de sueños

Ubicada en el pueblo de Akumal entre Playa del Carmen y Tulum, Half Moon Bay es una playa más apartada que es ideal para practicar kayak y snorkel. Sea testigo de la diversa vida marina de la Riviera Maya: barracudas, tortugas, tiburones pequeños (e inofensivos) y todo tipo de peces.

Isla Blanca

istockphoto.com

Haga un viaje a Isla Blanca en un día laborable y disfrutará de una playa escondida con poca o ninguna gente. Situada a unas 20 millas al norte del centro de Cancún, esta hermosa playa se encuentra en una pequeña península y es conocida por la pesca con mosca y el kitesurf, con recorridos y lecciones para ambos.

Isla Contoy

istockphoto.com

A solo 30 millas al norte de Isla Mujeres, un destino popular para muchas personas que visitan Cancún, la pequeña isla de Isla Contoy tiene poco más de cinco millas de largo y un área de poco más de una milla cuadrada. Un gran lugar para visitar con hermosas playas de arena blanca, es un importante sitio de anidación de aves marinas, pero para los humanos, es exclusivo; solo se permiten 200 personas en la isla todos los días.

Isla Holbox

istockphoto.com

Justo frente a la costa norte de la península de Yucatán, Isla Holbox es una isla al noroeste de Cancún libre de autos y llena de hermosas playas con increíbles criaturas marinas como tiburones ballena y tortugas marinas. Aquí también encontrará todo tipo de aves exóticas, además de flamencos y pelícanos. Las calles en sí están hechas de arena blanca y, debido a que muy pocos forasteros vienen a la isla, es un paraíso relativamente virgen que también es bastante asequible.

Mercado 23

Todo el mundo ama un buen mercado y el Mercado 23 es uno de los más populares de Cancún. El primer mercado construido en la ciudad, este es un punto de acceso local lleno de productos, granos, artesanías y más. Aquí encontrará muchas cosas que son de buena calidad y económicas. Disfrute de lo mejor de la cocina de la península de Yucatán y sumérjase en la cultura local tradicional.

Parque de las Palapas

Ubicado en el centro de Cancún, el Parque de las Palapas es la plaza principal de la ciudad donde los lugareños se reúnen para socializar entre los vendedores de comida y entretenimiento como espectáculos de música en vivo y payasos. Adquiera un poco de comida callejera mexicana súper asequible y súper auténtica y explore los puestos llenos de artesanías locales.

Parque Natural Ria Lagartos

Ubicado en Río Lagartos en la costa norte de la península, el Parque Natural Ria Lagartos es un destino increíble para la observación de aves que todos disfrutarán. Encontrará más flamencos de los que haya visto en su vida, así como muchas otras aves exóticas, aproximadamente la mitad de las 1,040 especies de aves de México, para fotografiar y maravillarse en una visita guiada en bote, y es posible que encuentre cocodrilos. .

Punta Allen

Tiempo de sueños

Punta Allen es un pequeño pueblo de pescadores ubicado dentro de la Reserva de la Biosfera de Sian Ka'an que tiene solo siete calles de ancho y solo unas pocas cuadras, con un solo generador que brinda electricidad a su gente de 11 a.m. a 2 p.m. y luego a partir de las 7 p.m. hasta la medianoche. Está ubicado en Ascension Bay, considerado uno de los mejores lugares para pescar en el mundo, y su impresionante playa le brinda la oportunidad de nadar, bucear o tomar el sol. Visite el faro o los matorrales de manglares, o incluso participe en la observación de aves.

Río Secreto

También en Playa del Carmen está Río Secreto, que literalmente significa "río secreto". Es la cueva no sumergida más grande de la península de Yucatán. Explore el río subterráneo de 600 metros con un baño en una visita guiada, explorando sus numerosas estalactitas y estalagmitas y lugares increíblemente mágicos.

Bahía de Soliman

Tiempo de sueños

A unos 20 minutos al norte de Tulum, la bahía de Soliman es una joya verdaderamente escondida en la Riviera Maya, escondida por un bosque de manglares salvaje. Su arena impresionantemente prístina y sus aguas cristalinas hacen que la vista sea impresionante, y esta última es perfecta para practicar snorkel y kayak. No encontrará demasiada gente en la costa con usted, pero tampoco estará demasiado lejos de las atracciones más populares.

Tankach-Ha

Si está visitando la joya escondida que es Cobá, también debe tomarse un tiempo para visitar CenoteTankach-Ha. Tendrá que bajar unos metros por una gran escalera de caracol de madera para acceder al lugar subterráneo, pero una vez que esté allí, el agua cristalina es una vista impresionante y un gran lugar para nadar.

Xpu Há

A unas 20 millas de Playa del Carmen y a 60 millas de Cancún, Xpu Há es un pequeño pueblo turístico con una playa increíblemente prístina. Con solo dos habitantes a tiempo completo y una vivienda ocupada durante todo el año, está en gran parte lleno de cabañas, hoteles, tiendas de buceo y restaurantes. Vaya a la playa para relajarse junto al mar o explore el Cenote Manatí, uno de los más grandes de la región, al norte de la bahía.

Laguna Yal-Ku

Una reserva natural ubicada en las afueras de Akumal, la laguna Yal-Ku es el destino perfecto para bucear. Sus tranquilas y cristalinas aguas te permiten ver todo tipo de peces tropicales así como hermosas formaciones de piedra caliza bajo el agua. Se han colocado esculturas en todo el terreno para crear un entorno aún más pintoresco, y también hay un bar de aperitivos disponible para cuando tenga hambre.

Zacil-Ha

Margarita N./Yelp


Está cerca de Cancún, pero solo en millas

Playa del Carmen, México - Cuarenta millas por la costa de la Riviera Maya a través de México 307, estaba a un mundo de distancia del incansable bullicio de Cancún, rodando por un camino estrecho y sinuoso de losas hacia el océano a través de manglares tan espesos que bloqueaban el sol en lugares.

Durante los últimos 15 años, a medida que el crecimiento de Cancún ha comenzado a alcanzar su máximo, los vacacionistas y jubilados han mirado hacia la Riviera Maya, el tramo de 160 kilómetros de Caribe azul verdoso y arena blanca blanqueada que se extiende hacia el sur hasta Tulum. Ahora hay un total de 35,000 habitaciones de hotel, condominios y tiempos compartidos en una costa que no hace mucho tiempo era en gran parte pueblos de pescadores respaldados por matorrales y jungla verde.

El resultado es una especie de anti-Cancún. Esa ciudad turística, la más famosa de México, tiene que ver con lo vertical, la alta densidad, el bullicio y la próxima margarita. Sin embargo, la Riviera es horizontal (los complejos turísticos no pueden tener más de cuatro pisos), baja densidad (los desarrolladores pueden construir en solo el 5 por ciento de su tierra), sostenibilidad ambiental, bucear en la segunda barrera de arrecifes más larga del mundo (después de la Great Barrier en Australia) y escalar las ruinas mayas de Tulum y Coba.

“Está a unos kilómetros por la carretera”, dijo Laura Zapata, presidenta de la sucursal de la Riviera Maya de A.M.P.I., la asociación mexicana de profesionales de bienes raíces. "Pero es un universo diferente".

Ciertamente, eso es lo que Ara Der Sarkissian, de 36 años, de Los Ángeles, sintió que estaba obteniendo cuando hace dos años depositó $ 1.3 millones para un condominio frente a la playa de 1,500 pies cuadrados en Rosewood Mayakoba, en el complejo turístico Mayakoba que está desarrollando OHL. , una empresa española. Sarkissian tomó una segunda hipoteca sobre una propiedad que posee en Los Ángeles, donde es corredor de la firma de bienes raíces de su familia.

"Es solo que la playa era tan hermosa", dijo, recordando que se enamoró del lugar en 2007, cuando lo visitó durante un crucero a la cercana Cozumel. "Esta propiedad puede ser cualquier cosa que quieras hacer de ella, formal o relajada". Sarkissian dijo que debido a que se quedaba en la propiedad solo de cinco a siete semanas al año (Rosewood la alquila por el resto del tiempo), ha podido pagar su préstamo y todas las tarifas a Rosewood y obtener una pequeña ganancia. meses.

Los pronosticadores del crecimiento económico mexicano esperan que la Riviera Maya experimente una disminución del 15 al 20 por ciento en las ventas de propiedades de siete cifras o más, como las villas de Banyan Tree, por lo que la apreciación de las propiedades existentes también puede disminuir. Pero se desacelerará desde un crecimiento del 19,5 por ciento en 2007, por lo que Sarkissian dijo que pensaba que su propiedad valía 2 millones de dólares.

El Sr. Sarkissian es uno de los aproximadamente 10,000 estadounidenses que son dueños de propiedades aquí. Constituyen alrededor del 5 por ciento de la población total de la Riviera Maya de 235,000. El resto es una amalgama de canadienses, europeos, latinoamericanos y mexicanos.

Mayakoba, un desarrollo de 1,600 acres que eventualmente contará con 1,000 habitaciones y residencias bajo las banderas de las propiedades Banyan Tree, Fairmont, Viceroy y Rosewood, le ha dado a la Riviera Maya una reputación un poco presumida. Pero en realidad es un lugar demográficamente ecuménico, un largo centro comercial de posibilidades de segunda residencia que se extiende desde las alturas de Mayakoba hasta la más modesta Playa del Carmen, donde Paul Ilg, de 75 años, y su esposa, Geri, de 69, de Clarkston, Mich., Compró una casa. Los Ilg decidieron vivir la mitad del año en lo que es la ciudad costera de más rápido crecimiento en Riviera después de la jubilación de Ilg hace una década de General Dynamics.

Aunque ninguno habla mucho español, juega golf o bucea, después de unas vacaciones aquí en 1999 encontraron un condominio de dos habitaciones en el corazón de la ciudad por $ 79,000, que pagaron en efectivo tomando una segunda hipoteca sobre su casa en Michigan. Disfrutan de largas caminatas a lo largo de la original Quinta Avenida de la ciudad - 10 cuadras de restaurantes sin escalas, cantinas, joyerías y tiendas de camisetas - y la "dulzura" de la ciudad, a pesar de que su población se ha triplicado en el tiempo que han vivido. allí. No está de más que el Sr. Ilg calcule que su condominio se ha revalorizado en 180.000 dólares. (Este tipo de valor es otra razón por la que el contingente estadounidense aquí puede ser el único propietario estadounidense verdaderamente feliz con el que he hablado últimamente).

George Williams, propietario de una imprenta jubilado de Seagoville, Texas, visitó la región hace cinco años en un viaje de buceo a Cozumel. Él y su esposa siempre habían amado la vida en la playa, por lo que hizo una caprichosa búsqueda de casa en Playa y compró un lote por $ 150,000 en una de sus comunidades cerradas originales. Una hacienda espaciosa de 4,000 pies cuadrados y $ 500,000 no se quedó atrás. “Me despierto con los sonidos de las aves tropicales”, dijo. “Tenemos nuestra propia iguana atrás. Ese dinero está en un lugar mejor de lo que podría estar. Soy un hombre feliz ".

El vecindario del Sr. Williams tiene el aire de un suburbio establecido en el sur de California. Pero para una sensación más bohemia, y precios, la ciudad de Puerto Morelos, a unas 20 millas al norte de Playa del Carmen, es probablemente el boleto.

“Dime dónde puedes conseguir frente a la playa en cualquier otro lugar del mundo por menos de $ 300,000”, dijo Amber Pierce-Schulz, una agente de bienes raíces local, después de mostrarme un condominio de una habitación y 800 pies cuadrados en el agua.

La ciudad en auge más nueva es Tulum, donde el atractivo principal son las ruinas de un puerto marítimo maya. La Riviera puede seguir propagando nuevas generaciones de condominios y villas en una amplia gama de nichos debido a esa playa interminable; el desarrollo teóricamente puede extenderse otras 50 millas al sur de Tulum, con la excepción de las tierras protegidas por una reserva ecológica, hasta la frontera con Belice. . Pero el verdadero secreto de su éxito puede tener más que ver con Cancún y menos con esa vasta costa.

La Riviera Maya puede hacerse pasar por un anti-Cancún, pero se beneficia mucho del énfasis del gobierno mexicano en la seguridad pública y la atención médica de calidad en y alrededor de su ciudad turística más valiosa. Aunque el sistema de salud nacionalizado de México ocupa el puesto 61 entre 190 sistemas calificados en el mundo por la Organización Mundial de la Salud en 2000, la última vez que el grupo realizó la encuesta, la atención puede costar menos de la mitad de lo que cuesta en los Estados Unidos, que fue ocupó el puesto 37 en la misma encuesta.

La seguridad pública en México es difícil de asegurar en estos días. Pero la mayor parte de la violencia de los cárteles de la droga que ha recibido tanta publicidad generalmente ha ocurrido en las ciudades fronterizas del país.

En última instancia, un problema mayor para la Riviera Maya puede ser seguir cumpliendo su promesa de brindar belleza sin los excesos de Cancún. Un recorrido por Tulum reveló la buena noticia de que, en el lado de la playa, los desarrollos se adhieren a los dictados de baja densidad y baja altura, pero también la mala noticia de que, en el lado interior, donde los desarrollos de viviendas en "caja de zapatos" están sirviendo a los compradores. buscando viviendas menos costosas, se pueden ver los inicios de un retroceso.

Es difícil saber si el desarrollo a la escala de Cancún es inevitable, pero si eso sucede, lo más probable es que no se deba a Ray Graham, de 74 años, de Latrobe, Pensilvania, que se estaba relajando en su hacienda cerca de Bacalar, según dijeron algunos a sea ​​el próximo Tulum. Los insectos pululaban por el aire y la humedad de la laguna cercana dificultaba la respiración, lo que le daba al entorno más un aura de la Costa de los Mosquitos que de cualquier riviera.

Pero el Sr. Graham y su esposa, Reba, de 70 años, habían encontrado lo que buscaban. "Nos gusta estar aquí", dijo, secándose el sudor de la frente y mirando la jungla que los rodeaba. “Está lejos de todo eso en Cancún. Lejos de todo ".


Está cerca de Cancún, pero solo en millas

Playa del Carmen, México - Cuarenta millas por la costa de la Riviera Maya a través de México 307, estaba a un mundo de distancia del incansable bullicio de Cancún, rodando por un camino estrecho y sinuoso de losas hacia el océano a través de manglares tan espesos que bloqueaban el sol en lugares.

Durante los últimos 15 años, a medida que el crecimiento de Cancún ha comenzado a alcanzar su máximo, los vacacionistas y jubilados han mirado hacia la Riviera Maya, el tramo de 160 kilómetros de Caribe azul verdoso y arena blanca blanqueada que se extiende hacia el sur hasta Tulum. Ahora hay un total de 35,000 habitaciones de hotel, condominios y tiempos compartidos en una costa que no hace mucho tiempo era principalmente pueblos de pescadores respaldados por matorrales y jungla verde.

El resultado es una especie de anti-Cancún. Esa ciudad turística, la más famosa de México, tiene que ver con lo vertical, la alta densidad, el bullicio y la próxima margarita. Sin embargo, la Riviera es horizontal (los complejos turísticos no pueden tener más de cuatro pisos), baja densidad (los desarrolladores pueden construir en solo el 5 por ciento de su tierra), sostenibilidad ambiental, bucear en la segunda barrera de arrecifes más larga del mundo (después de la Great Barrier en Australia) y escalar las ruinas mayas de Tulum y Coba.

“Está a unos kilómetros por la carretera”, dijo Laura Zapata, presidenta de la sucursal de la Riviera Maya de A.M.P.I., la asociación mexicana de profesionales de bienes raíces. "Pero es un universo diferente".

Ciertamente, eso es lo que Ara Der Sarkissian, de 36 años, de Los Ángeles, sintió que estaba obteniendo cuando hace dos años depositó $ 1.3 millones para un condominio frente a la playa de 1,500 pies cuadrados en Rosewood Mayakoba, en el complejo turístico Mayakoba que está desarrollando OHL. , una empresa española. Sarkissian tomó una segunda hipoteca sobre una propiedad que posee en Los Ángeles, donde es corredor de la firma de bienes raíces de su familia.

"Es solo que la playa era tan hermosa", dijo, recordando que se enamoró del lugar en 2007, cuando lo visitó durante un crucero a la cercana Cozumel. "Esta propiedad puede ser cualquier cosa que quieras hacer de ella, formal o relajada". Sarkissian dijo que debido a que se quedaba en la propiedad solo de cinco a siete semanas al año (Rosewood la alquila por el resto del tiempo), ha podido pagar su préstamo y todas las tarifas a Rosewood y obtener una pequeña ganancia. meses.

Los pronosticadores del crecimiento económico mexicano esperan que la Riviera Maya experimente una disminución del 15 al 20 por ciento en las ventas de propiedades de siete cifras o más, como las villas de Banyan Tree, por lo que la apreciación de las propiedades existentes también puede disminuir. Pero se desacelerará desde un crecimiento del 19,5 por ciento en 2007, por lo que Sarkissian dijo que pensaba que su propiedad valía 2 millones de dólares.

El Sr. Sarkissian es uno de los aproximadamente 10,000 estadounidenses que son dueños de propiedades aquí. Constituyen alrededor del 5 por ciento de la población total de la Riviera Maya de 235,000. El resto es una amalgama de canadienses, europeos, latinoamericanos y mexicanos.

Mayakoba, un desarrollo de 1,600 acres que eventualmente contará con 1,000 habitaciones y residencias bajo las banderas de las propiedades Banyan Tree, Fairmont, Viceroy y Rosewood, le ha dado a la Riviera Maya una reputación un poco presumida. Pero en realidad es un lugar demográficamente ecuménico, un largo centro comercial de posibilidades de segunda residencia que se extiende desde las alturas de Mayakoba hasta la más modesta Playa del Carmen, donde Paul Ilg, de 75 años, y su esposa, Geri, de 69, de Clarkston, Mich., Compró una casa. Los Ilg decidieron vivir la mitad del año en lo que es la ciudad costera de más rápido crecimiento en Riviera después de la jubilación de Ilg hace una década de General Dynamics.

Aunque ninguno habla mucho español, juega golf o bucea, después de unas vacaciones aquí en 1999 encontraron un condominio de dos habitaciones en el corazón de la ciudad por $ 79,000, que pagaron en efectivo tomando una segunda hipoteca sobre su casa en Michigan. Disfrutan de largas caminatas a lo largo de la original Quinta Avenida de la ciudad - 10 cuadras de restaurantes sin escalas, cantinas, joyerías y tiendas de camisetas - y la "dulzura" de la ciudad, a pesar de que su población se ha triplicado en el tiempo que han vivido. allí. No está de más que el Sr. Ilg calcule que su condominio se ha revalorizado en 180.000 dólares. (Este tipo de valor es otra razón por la que el contingente estadounidense aquí puede ser el único propietario estadounidense verdaderamente feliz con el que he hablado últimamente).

George Williams, propietario de una imprenta jubilado de Seagoville, Texas, visitó la región hace cinco años en un viaje de buceo a Cozumel. Él y su esposa siempre habían amado la vida en la playa, por lo que hizo una caprichosa búsqueda de casa en Playa y compró un lote por $ 150,000 en una de sus comunidades cerradas originales. Una hacienda espaciosa de 4,000 pies cuadrados y $ 500,000 no se quedó atrás. “Me despierto con los sonidos de las aves tropicales”, dijo. “Tenemos nuestra propia iguana atrás. Ese dinero está en un lugar mejor de lo que podría estar. Soy un hombre feliz ".

El vecindario del Sr. Williams tiene el aire de un suburbio establecido en el sur de California. Pero para una sensación más bohemia, y precios, la ciudad de Puerto Morelos, a unas 20 millas al norte de Playa del Carmen, es probablemente el boleto.

“Dime dónde puedes conseguir frente a la playa en cualquier otro lugar del mundo por menos de $ 300,000”, dijo Amber Pierce-Schulz, una agente de bienes raíces local, después de mostrarme un condominio de una habitación y 800 pies cuadrados en el agua.

La ciudad en auge más nueva es Tulum, donde el atractivo principal son las ruinas de un puerto marítimo maya. La Riviera puede seguir propagando nuevas generaciones de condominios y villas en una amplia gama de nichos debido a esa playa interminable; el desarrollo teóricamente puede extenderse otras 50 millas al sur de Tulum, con la excepción de las tierras protegidas por una reserva ecológica, hasta la frontera con Belice. . Pero el verdadero secreto de su éxito puede tener más que ver con Cancún y menos con esa vasta costa.

La Riviera Maya puede hacerse pasar por un anti-Cancún, pero se beneficia mucho del énfasis del gobierno mexicano en la seguridad pública y la atención médica de calidad en y alrededor de su ciudad turística más valiosa. Aunque el sistema de salud nacionalizado de México ocupa el puesto 61 entre 190 sistemas calificados en el mundo por la Organización Mundial de la Salud en 2000, la última vez que el grupo realizó la encuesta, la atención puede costar menos de la mitad de lo que cuesta en los Estados Unidos, que fue ocupó el puesto 37 en la misma encuesta.

La seguridad pública en México es difícil de asegurar en estos días. Pero la mayor parte de la violencia de los cárteles de la droga que ha recibido tanta publicidad generalmente ha ocurrido en las ciudades fronterizas del país.

En última instancia, un problema mayor para la Riviera Maya puede ser seguir cumpliendo su promesa de brindar belleza sin los excesos de Cancún. Un recorrido por Tulum reveló la buena noticia de que, en el lado de la playa, los desarrollos se adhieren a los dictados de baja densidad y baja altura, pero también la mala noticia de que, en el lado interior, donde los desarrollos de viviendas en "caja de zapatos" están sirviendo a los compradores. buscando viviendas menos costosas, se pueden ver los inicios de un retroceso.

Es difícil saber si el desarrollo a la escala de Cancún es inevitable, pero si eso sucede, lo más probable es que no se deba a Ray Graham, de 74 años, de Latrobe, Pensilvania, que se estaba relajando en su hacienda cerca de Bacalar, según dijeron algunos a sea ​​el próximo Tulum. Los insectos pululaban por el aire y la humedad de la laguna cercana dificultaba la respiración, lo que le daba al entorno más un aura de la Costa de los Mosquitos que de cualquier riviera.

Pero el Sr. Graham y su esposa, Reba, de 70 años, habían encontrado lo que buscaban. "Nos gusta estar aquí", dijo, secándose el sudor de la frente y mirando la jungla que los rodeaba. “Está lejos de todo eso en Cancún. Lejos de todo ".


Está cerca de Cancún, pero solo en millas

Playa del Carmen, México - Cuarenta millas por la costa de la Riviera Maya a través de México 307, estaba a un mundo de distancia del incansable bullicio de Cancún, rodando por un camino estrecho y sinuoso de losas hacia el océano a través de manglares tan espesos que bloqueaban el sol en lugares.

Durante los últimos 15 años, a medida que el crecimiento de Cancún ha comenzado a alcanzar su máximo, los vacacionistas y jubilados han mirado hacia la Riviera Maya, el tramo de 160 kilómetros de Caribe azul verdoso y arena blanca blanqueada que se extiende hacia el sur hasta Tulum. Ahora hay un total de 35,000 habitaciones de hotel, condominios y tiempos compartidos en una costa que no hace mucho tiempo era principalmente pueblos de pescadores respaldados por matorrales y jungla verde.

El resultado es una especie de anti-Cancún. Esa ciudad turística, la más famosa de México, tiene que ver con lo vertical, la alta densidad, el bullicio y la próxima margarita. Sin embargo, la Riviera es horizontal (los complejos turísticos no pueden tener más de cuatro pisos), baja densidad (los desarrolladores pueden construir en solo el 5 por ciento de su tierra), sostenibilidad ambiental, bucear en la segunda barrera de arrecifes más larga del mundo (después de la Great Barrier en Australia) y escalar las ruinas mayas de Tulum y Coba.

“Está a unos kilómetros por la carretera”, dijo Laura Zapata, presidenta de la sucursal de la Riviera Maya de A.M.P.I., la asociación mexicana de profesionales de bienes raíces. "Pero es un universo diferente".

Ciertamente, eso es lo que Ara Der Sarkissian, de 36 años, de Los Ángeles, sintió que estaba obteniendo cuando hace dos años depositó $ 1.3 millones para un condominio frente a la playa de 1,500 pies cuadrados en Rosewood Mayakoba, en el complejo turístico Mayakoba que está desarrollando OHL. , una empresa española. Sarkissian tomó una segunda hipoteca sobre una propiedad que posee en Los Ángeles, donde es corredor de la firma de bienes raíces de su familia.

"Es solo que la playa era tan hermosa", dijo, recordando que se enamoró del lugar en 2007, cuando lo visitó durante un crucero a la cercana Cozumel. "Esta propiedad puede ser cualquier cosa que quieras hacer de ella, formal o relajada". Sarkissian dijo que debido a que se quedaba en la propiedad solo de cinco a siete semanas al año (Rosewood la alquila por el resto del tiempo), ha podido pagar su préstamo y todas las tarifas a Rosewood y obtener una pequeña ganancia. meses.

Los pronosticadores del crecimiento económico mexicano esperan que la Riviera Maya experimente una disminución del 15 al 20 por ciento en las ventas de propiedades de siete cifras o más, como las villas de Banyan Tree, por lo que la apreciación de las propiedades existentes también puede disminuir. Pero se desacelerará desde un crecimiento del 19,5 por ciento en 2007, por lo que Sarkissian dijo que pensaba que su propiedad valía 2 millones de dólares.

El Sr. Sarkissian es uno de los aproximadamente 10,000 estadounidenses que son dueños de propiedades aquí. Constituyen alrededor del 5 por ciento de la población total de la Riviera Maya de 235,000. El resto es una amalgama de canadienses, europeos, latinoamericanos y mexicanos.

Mayakoba, un desarrollo de 1,600 acres que eventualmente contará con 1,000 habitaciones y residencias bajo las banderas de las propiedades Banyan Tree, Fairmont, Viceroy y Rosewood, le ha dado a la Riviera Maya una reputación un poco presumida. Pero en realidad es un lugar demográficamente ecuménico, un largo centro comercial de posibilidades de segunda residencia que se extiende desde las alturas de Mayakoba hasta la más modesta Playa del Carmen, donde Paul Ilg, de 75 años, y su esposa, Geri, de 69, de Clarkston, Mich., Compró una casa. Los Ilg decidieron vivir la mitad del año en lo que es la ciudad costera de más rápido crecimiento en Riviera después de la jubilación de Ilg hace una década de General Dynamics.

Aunque ninguno habla mucho español, juega golf o bucea, después de unas vacaciones aquí en 1999 encontraron un condominio de dos habitaciones en el corazón de la ciudad por $ 79,000, que pagaron en efectivo tomando una segunda hipoteca sobre su casa en Michigan. Disfrutan de largas caminatas a lo largo de la original Quinta Avenida de la ciudad - 10 cuadras de restaurantes sin escalas, cantinas, joyerías y tiendas de camisetas - y la "dulzura" de la ciudad, a pesar de que su población se ha triplicado en el tiempo que han vivido. allí. No está de más que el Sr. Ilg calcule que su condominio se ha revalorizado en 180.000 dólares. (Este tipo de valor es otra razón por la que el contingente estadounidense aquí puede ser el único propietario estadounidense verdaderamente feliz con el que he hablado últimamente).

George Williams, propietario de una imprenta jubilado de Seagoville, Texas, visitó la región hace cinco años en un viaje de buceo a Cozumel. Él y su esposa siempre habían amado la vida en la playa, por lo que hizo una caprichosa búsqueda de casa en Playa y compró un lote por $ 150,000 en una de sus comunidades cerradas originales. Una hacienda espaciosa de 4,000 pies cuadrados y $ 500,000 no se quedó atrás. “Me despierto con los sonidos de las aves tropicales”, dijo. “Tenemos nuestra propia iguana atrás. Ese dinero está en un lugar mejor de lo que podría estar. Soy un hombre feliz ".

El vecindario del Sr. Williams tiene el aire de un suburbio establecido en el sur de California. Pero para una sensación más bohemia, y precios, la ciudad de Puerto Morelos, a unas 20 millas al norte de Playa del Carmen, es probablemente el boleto.

“Dime dónde puedes conseguir frente a la playa en cualquier otro lugar del mundo por menos de $ 300,000”, dijo Amber Pierce-Schulz, una agente de bienes raíces local, después de mostrarme un condominio de una habitación y 800 pies cuadrados en el agua.

La ciudad en auge más nueva es Tulum, donde el atractivo principal son las ruinas de un puerto marítimo maya. La Riviera puede seguir propagando nuevas generaciones de condominios y villas en una amplia gama de nichos debido a esa playa interminable; el desarrollo teóricamente puede extenderse otras 50 millas al sur de Tulum, con la excepción de las tierras protegidas por una reserva ecológica, hasta la frontera con Belice. . Pero el verdadero secreto de su éxito puede tener más que ver con Cancún y menos con esa vasta costa.

La Riviera Maya puede hacerse pasar por un anti-Cancún, pero se beneficia mucho del énfasis del gobierno mexicano en la seguridad pública y la atención médica de calidad en y alrededor de su ciudad turística más valiosa. Aunque el sistema de salud nacionalizado de México ocupa el puesto 61 entre 190 sistemas calificados en el mundo por la Organización Mundial de la Salud en 2000, la última vez que el grupo realizó la encuesta, la atención puede costar menos de la mitad de lo que cuesta en los Estados Unidos, que fue ocupó el puesto 37 en la misma encuesta.

La seguridad pública en México es difícil de asegurar en estos días. Pero la mayor parte de la violencia de los cárteles de la droga que ha recibido tanta publicidad generalmente ha ocurrido en las ciudades fronterizas del país.

En última instancia, un problema mayor para la Riviera Maya puede ser seguir cumpliendo su promesa de brindar belleza sin los excesos de Cancún. Un recorrido por Tulum reveló la buena noticia de que, en el lado de la playa, los desarrollos se adhieren a los dictados de baja densidad y baja altura, pero también la mala noticia de que, en el lado interior, donde los desarrollos de viviendas en "caja de zapatos" están sirviendo a los compradores. buscando viviendas menos costosas, se pueden ver los inicios de un retroceso.

Es difícil saber si el desarrollo a la escala de Cancún es inevitable, pero si eso sucede, lo más probable es que no se deba a Ray Graham, de 74 años, de Latrobe, Pensilvania, que se estaba relajando en su hacienda cerca de Bacalar, según dijeron algunos a sea ​​el próximo Tulum. Los insectos pululaban por el aire y la humedad de la laguna cercana dificultaba la respiración, lo que le daba al entorno más un aura de la Costa de los Mosquitos que de cualquier riviera.

Pero el Sr. Graham y su esposa, Reba, de 70 años, habían encontrado lo que buscaban. "Nos gusta estar aquí", dijo, secándose el sudor de la frente y mirando la jungla que los rodeaba. “Está lejos de todo eso en Cancún. Lejos de todo ".


Está cerca de Cancún, pero solo en millas

Playa del Carmen, México - Cuarenta millas por la costa de la Riviera Maya a través de México 307, estaba a un mundo de distancia del incansable bullicio de Cancún, rodando por un camino estrecho y sinuoso de losas hacia el océano a través de manglares tan espesos que bloqueaban el sol en lugares.

Durante los últimos 15 años, a medida que el crecimiento de Cancún ha comenzado a alcanzar su máximo, los vacacionistas y jubilados han mirado hacia la Riviera Maya, el tramo de 160 kilómetros de Caribe azul verdoso y arena blanca blanqueada que se extiende hacia el sur hasta Tulum. Ahora hay un total de 35,000 habitaciones de hotel, condominios y tiempos compartidos en una costa que no hace mucho tiempo era principalmente pueblos de pescadores respaldados por matorrales y jungla verde.

El resultado es una especie de anti-Cancún. Esa ciudad turística, la más famosa de México, tiene que ver con lo vertical, la alta densidad, el bullicio y la próxima margarita. Sin embargo, la Riviera es horizontal (los complejos turísticos no pueden tener más de cuatro pisos), baja densidad (los desarrolladores pueden construir en solo el 5 por ciento de su tierra), sostenibilidad ambiental, bucear en la segunda barrera de arrecifes más larga del mundo (después de la Great Barrier en Australia) y escalar las ruinas mayas de Tulum y Coba.

“Está a unos kilómetros por la carretera”, dijo Laura Zapata, presidenta de la sucursal de la Riviera Maya de A.M.P.I., la asociación mexicana de profesionales de bienes raíces. "Pero es un universo diferente".

Ciertamente, eso es lo que Ara Der Sarkissian, de 36 años, de Los Ángeles, sintió que estaba obteniendo cuando hace dos años depositó $ 1.3 millones para un condominio frente a la playa de 1,500 pies cuadrados en Rosewood Mayakoba, en el complejo turístico Mayakoba que está desarrollando OHL. , una empresa española. Sarkissian tomó una segunda hipoteca sobre una propiedad que posee en Los Ángeles, donde es corredor de la firma de bienes raíces de su familia.

"Es solo que la playa era tan hermosa", dijo, recordando que se enamoró del lugar en 2007, cuando lo visitó durante un crucero a la cercana Cozumel. "Esta propiedad puede ser cualquier cosa que quieras hacer de ella, formal o relajada". Sarkissian dijo que debido a que se quedaba en la propiedad solo de cinco a siete semanas al año (Rosewood la alquila por el resto del tiempo), ha podido pagar su préstamo y todas las tarifas a Rosewood y obtener una pequeña ganancia. meses.

Los pronosticadores del crecimiento económico mexicano esperan que la Riviera Maya experimente una disminución del 15 al 20 por ciento en las ventas de propiedades de siete cifras o más, como las villas de Banyan Tree, por lo que la apreciación de las propiedades existentes también puede disminuir. Pero se desacelerará desde un crecimiento del 19,5 por ciento en 2007, por lo que Sarkissian dijo que pensaba que su propiedad valía 2 millones de dólares.

El Sr. Sarkissian es uno de los aproximadamente 10,000 estadounidenses que son dueños de propiedades aquí. Constituyen alrededor del 5 por ciento de la población total de la Riviera Maya de 235,000. El resto es una amalgama de canadienses, europeos, latinoamericanos y mexicanos.

Mayakoba, un desarrollo de 1,600 acres que eventualmente contará con 1,000 habitaciones y residencias bajo las banderas de las propiedades Banyan Tree, Fairmont, Viceroy y Rosewood, le ha dado a la Riviera Maya una reputación un poco presumida. Pero en realidad es un lugar demográficamente ecuménico, un largo centro comercial de posibilidades de segunda residencia que se extiende desde las alturas de Mayakoba hasta la más modesta Playa del Carmen, donde Paul Ilg, de 75 años, y su esposa, Geri, de 69, de Clarkston, Mich., Compró una casa. Los Ilg decidieron vivir la mitad del año en lo que es la ciudad costera de más rápido crecimiento en Riviera después de la jubilación de Ilg hace una década de General Dynamics.

Aunque ninguno habla mucho español, juega golf o bucea, después de unas vacaciones aquí en 1999 encontraron un condominio de dos habitaciones en el corazón de la ciudad por $ 79,000, que pagaron en efectivo tomando una segunda hipoteca sobre su casa en Michigan. Disfrutan de largas caminatas a lo largo de la original Quinta Avenida de la ciudad - 10 cuadras de restaurantes sin escalas, cantinas, joyerías y tiendas de camisetas - y la "dulzura" de la ciudad, a pesar de que su población se ha triplicado en el tiempo que han vivido. allí. No está de más que el Sr. Ilg calcule que su condominio se ha revalorizado en 180.000 dólares.(Este tipo de valor es otra razón por la que el contingente estadounidense aquí puede ser el único propietario estadounidense verdaderamente feliz con el que he hablado últimamente).

George Williams, propietario de una imprenta jubilado de Seagoville, Texas, visitó la región hace cinco años en un viaje de buceo a Cozumel. Él y su esposa siempre habían amado la vida en la playa, por lo que hizo una caprichosa búsqueda de casa en Playa y compró un lote por $ 150,000 en una de sus comunidades cerradas originales. Una hacienda espaciosa de 4,000 pies cuadrados y $ 500,000 no se quedó atrás. “Me despierto con los sonidos de las aves tropicales”, dijo. “Tenemos nuestra propia iguana atrás. Ese dinero está en un lugar mejor de lo que podría estar. Soy un hombre feliz ".

El vecindario del Sr. Williams tiene el aire de un suburbio establecido en el sur de California. Pero para una sensación más bohemia, y precios, la ciudad de Puerto Morelos, a unas 20 millas al norte de Playa del Carmen, es probablemente el boleto.

“Dime dónde puedes conseguir frente a la playa en cualquier otro lugar del mundo por menos de $ 300,000”, dijo Amber Pierce-Schulz, una agente de bienes raíces local, después de mostrarme un condominio de una habitación y 800 pies cuadrados en el agua.

La ciudad en auge más nueva es Tulum, donde el atractivo principal son las ruinas de un puerto marítimo maya. La Riviera puede seguir propagando nuevas generaciones de condominios y villas en una amplia gama de nichos debido a esa playa interminable; el desarrollo teóricamente puede extenderse otras 50 millas al sur de Tulum, con la excepción de las tierras protegidas por una reserva ecológica, hasta la frontera con Belice. . Pero el verdadero secreto de su éxito puede tener más que ver con Cancún y menos con esa vasta costa.

La Riviera Maya puede hacerse pasar por un anti-Cancún, pero se beneficia mucho del énfasis del gobierno mexicano en la seguridad pública y la atención médica de calidad en y alrededor de su ciudad turística más valiosa. Aunque el sistema de salud nacionalizado de México ocupa el puesto 61 entre 190 sistemas calificados en el mundo por la Organización Mundial de la Salud en 2000, la última vez que el grupo realizó la encuesta, la atención puede costar menos de la mitad de lo que cuesta en los Estados Unidos, que fue ocupó el puesto 37 en la misma encuesta.

La seguridad pública en México es difícil de asegurar en estos días. Pero la mayor parte de la violencia de los cárteles de la droga que ha recibido tanta publicidad generalmente ha ocurrido en las ciudades fronterizas del país.

En última instancia, un problema mayor para la Riviera Maya puede ser seguir cumpliendo su promesa de brindar belleza sin los excesos de Cancún. Un recorrido por Tulum reveló la buena noticia de que, en el lado de la playa, los desarrollos se adhieren a los dictados de baja densidad y baja altura, pero también la mala noticia de que, en el lado interior, donde los desarrollos de viviendas en "caja de zapatos" están sirviendo a los compradores. buscando viviendas menos costosas, se pueden ver los inicios de un retroceso.

Es difícil saber si el desarrollo a la escala de Cancún es inevitable, pero si eso sucede, lo más probable es que no se deba a Ray Graham, de 74 años, de Latrobe, Pensilvania, que se estaba relajando en su hacienda cerca de Bacalar, según dijeron algunos a sea ​​el próximo Tulum. Los insectos pululaban por el aire y la humedad de la laguna cercana dificultaba la respiración, lo que le daba al entorno más un aura de la Costa de los Mosquitos que de cualquier riviera.

Pero el Sr. Graham y su esposa, Reba, de 70 años, habían encontrado lo que buscaban. "Nos gusta estar aquí", dijo, secándose el sudor de la frente y mirando la jungla que los rodeaba. “Está lejos de todo eso en Cancún. Lejos de todo ".


Está cerca de Cancún, pero solo en millas

Playa del Carmen, México - Cuarenta millas por la costa de la Riviera Maya a través de México 307, estaba a un mundo de distancia del incansable bullicio de Cancún, rodando por un camino estrecho y sinuoso de losas hacia el océano a través de manglares tan espesos que bloqueaban el sol en lugares.

Durante los últimos 15 años, a medida que el crecimiento de Cancún ha comenzado a alcanzar su máximo, los vacacionistas y jubilados han mirado hacia la Riviera Maya, el tramo de 160 kilómetros de Caribe azul verdoso y arena blanca blanqueada que se extiende hacia el sur hasta Tulum. Ahora hay un total de 35,000 habitaciones de hotel, condominios y tiempos compartidos en una costa que no hace mucho tiempo era principalmente pueblos de pescadores respaldados por matorrales y jungla verde.

El resultado es una especie de anti-Cancún. Esa ciudad turística, la más famosa de México, tiene que ver con lo vertical, la alta densidad, el bullicio y la próxima margarita. Sin embargo, la Riviera es horizontal (los complejos turísticos no pueden tener más de cuatro pisos), baja densidad (los desarrolladores pueden construir en solo el 5 por ciento de su tierra), sostenibilidad ambiental, bucear en la segunda barrera de arrecifes más larga del mundo (después de la Great Barrier en Australia) y escalar las ruinas mayas de Tulum y Coba.

“Está a unos kilómetros por la carretera”, dijo Laura Zapata, presidenta de la sucursal de la Riviera Maya de A.M.P.I., la asociación mexicana de profesionales de bienes raíces. "Pero es un universo diferente".

Ciertamente, eso es lo que Ara Der Sarkissian, de 36 años, de Los Ángeles, sintió que estaba obteniendo cuando hace dos años depositó $ 1.3 millones para un condominio frente a la playa de 1,500 pies cuadrados en Rosewood Mayakoba, en el complejo turístico Mayakoba que está desarrollando OHL. , una empresa española. Sarkissian tomó una segunda hipoteca sobre una propiedad que posee en Los Ángeles, donde es corredor de la firma de bienes raíces de su familia.

"Es solo que la playa era tan hermosa", dijo, recordando que se enamoró del lugar en 2007, cuando lo visitó durante un crucero a la cercana Cozumel. "Esta propiedad puede ser cualquier cosa que quieras hacer de ella, formal o relajada". Sarkissian dijo que debido a que se quedaba en la propiedad solo de cinco a siete semanas al año (Rosewood la alquila por el resto del tiempo), ha podido pagar su préstamo y todas las tarifas a Rosewood y obtener una pequeña ganancia. meses.

Los pronosticadores del crecimiento económico mexicano esperan que la Riviera Maya experimente una disminución del 15 al 20 por ciento en las ventas de propiedades de siete cifras o más, como las villas de Banyan Tree, por lo que la apreciación de las propiedades existentes también puede disminuir. Pero se desacelerará desde un crecimiento del 19,5 por ciento en 2007, por lo que Sarkissian dijo que pensaba que su propiedad valía 2 millones de dólares.

El Sr. Sarkissian es uno de los aproximadamente 10,000 estadounidenses que son dueños de propiedades aquí. Constituyen alrededor del 5 por ciento de la población total de la Riviera Maya de 235,000. El resto es una amalgama de canadienses, europeos, latinoamericanos y mexicanos.

Mayakoba, un desarrollo de 1,600 acres que eventualmente contará con 1,000 habitaciones y residencias bajo las banderas de las propiedades Banyan Tree, Fairmont, Viceroy y Rosewood, le ha dado a la Riviera Maya una reputación un poco presumida. Pero en realidad es un lugar demográficamente ecuménico, un largo centro comercial de posibilidades de segunda residencia que se extiende desde las alturas de Mayakoba hasta la más modesta Playa del Carmen, donde Paul Ilg, de 75 años, y su esposa, Geri, de 69, de Clarkston, Mich., Compró una casa. Los Ilg decidieron vivir la mitad del año en lo que es la ciudad costera de más rápido crecimiento en Riviera después de la jubilación de Ilg hace una década de General Dynamics.

Aunque ninguno habla mucho español, juega golf o bucea, después de unas vacaciones aquí en 1999 encontraron un condominio de dos habitaciones en el corazón de la ciudad por $ 79,000, que pagaron en efectivo tomando una segunda hipoteca sobre su casa en Michigan. Disfrutan de largas caminatas a lo largo de la original Quinta Avenida de la ciudad - 10 cuadras de restaurantes sin escalas, cantinas, joyerías y tiendas de camisetas - y la "dulzura" de la ciudad, a pesar de que su población se ha triplicado en el tiempo que han vivido. allí. No está de más que el Sr. Ilg calcule que su condominio se ha revalorizado en 180.000 dólares. (Este tipo de valor es otra razón por la que el contingente estadounidense aquí puede ser el único propietario estadounidense verdaderamente feliz con el que he hablado últimamente).

George Williams, propietario de una imprenta jubilado de Seagoville, Texas, visitó la región hace cinco años en un viaje de buceo a Cozumel. Él y su esposa siempre habían amado la vida en la playa, por lo que hizo una caprichosa búsqueda de casa en Playa y compró un lote por $ 150,000 en una de sus comunidades cerradas originales. Una hacienda espaciosa de 4,000 pies cuadrados y $ 500,000 no se quedó atrás. “Me despierto con los sonidos de las aves tropicales”, dijo. “Tenemos nuestra propia iguana atrás. Ese dinero está en un lugar mejor de lo que podría estar. Soy un hombre feliz ".

El vecindario del Sr. Williams tiene el aire de un suburbio establecido en el sur de California. Pero para una sensación más bohemia, y precios, la ciudad de Puerto Morelos, a unas 20 millas al norte de Playa del Carmen, es probablemente el boleto.

“Dime dónde puedes conseguir frente a la playa en cualquier otro lugar del mundo por menos de $ 300,000”, dijo Amber Pierce-Schulz, una agente de bienes raíces local, después de mostrarme un condominio de una habitación y 800 pies cuadrados en el agua.

La ciudad en auge más nueva es Tulum, donde el atractivo principal son las ruinas de un puerto marítimo maya. La Riviera puede seguir propagando nuevas generaciones de condominios y villas en una amplia gama de nichos debido a esa playa interminable; el desarrollo teóricamente puede extenderse otras 50 millas al sur de Tulum, con la excepción de las tierras protegidas por una reserva ecológica, hasta la frontera con Belice. . Pero el verdadero secreto de su éxito puede tener más que ver con Cancún y menos con esa vasta costa.

La Riviera Maya puede hacerse pasar por un anti-Cancún, pero se beneficia mucho del énfasis del gobierno mexicano en la seguridad pública y la atención médica de calidad en y alrededor de su ciudad turística más valiosa. Aunque el sistema de salud nacionalizado de México ocupa el puesto 61 entre 190 sistemas calificados en el mundo por la Organización Mundial de la Salud en 2000, la última vez que el grupo realizó la encuesta, la atención puede costar menos de la mitad de lo que cuesta en los Estados Unidos, que fue ocupó el puesto 37 en la misma encuesta.

La seguridad pública en México es difícil de asegurar en estos días. Pero la mayor parte de la violencia de los cárteles de la droga que ha recibido tanta publicidad generalmente ha ocurrido en las ciudades fronterizas del país.

En última instancia, un problema mayor para la Riviera Maya puede ser seguir cumpliendo su promesa de brindar belleza sin los excesos de Cancún. Un recorrido por Tulum reveló la buena noticia de que, en el lado de la playa, los desarrollos se adhieren a los dictados de baja densidad y baja altura, pero también la mala noticia de que, en el lado interior, donde los desarrollos de viviendas en "caja de zapatos" están sirviendo a los compradores. buscando viviendas menos costosas, se pueden ver los inicios de un retroceso.

Es difícil saber si el desarrollo a la escala de Cancún es inevitable, pero si eso sucede, lo más probable es que no se deba a Ray Graham, de 74 años, de Latrobe, Pensilvania, que se estaba relajando en su hacienda cerca de Bacalar, según dijeron algunos a sea ​​el próximo Tulum. Los insectos pululaban por el aire y la humedad de la laguna cercana dificultaba la respiración, lo que le daba al entorno más un aura de la Costa de los Mosquitos que de cualquier riviera.

Pero el Sr. Graham y su esposa, Reba, de 70 años, habían encontrado lo que buscaban. "Nos gusta estar aquí", dijo, secándose el sudor de la frente y mirando la jungla que los rodeaba. “Está lejos de todo eso en Cancún. Lejos de todo ".


Está cerca de Cancún, pero solo en millas

Playa del Carmen, México - Cuarenta millas por la costa de la Riviera Maya a través de México 307, estaba a un mundo de distancia del incansable bullicio de Cancún, rodando por un camino estrecho y sinuoso de losas hacia el océano a través de manglares tan espesos que bloqueaban el sol en lugares.

Durante los últimos 15 años, a medida que el crecimiento de Cancún ha comenzado a alcanzar su máximo, los vacacionistas y jubilados han mirado hacia la Riviera Maya, el tramo de 160 kilómetros de Caribe azul verdoso y arena blanca blanqueada que se extiende hacia el sur hasta Tulum. Ahora hay un total de 35,000 habitaciones de hotel, condominios y tiempos compartidos en una costa que no hace mucho tiempo era principalmente pueblos de pescadores respaldados por matorrales y jungla verde.

El resultado es una especie de anti-Cancún. Esa ciudad turística, la más famosa de México, tiene que ver con lo vertical, la alta densidad, el bullicio y la próxima margarita. Sin embargo, la Riviera es horizontal (los complejos turísticos no pueden tener más de cuatro pisos), baja densidad (los desarrolladores pueden construir en solo el 5 por ciento de su tierra), sostenibilidad ambiental, bucear en la segunda barrera de arrecifes más larga del mundo (después de la Great Barrier en Australia) y escalar las ruinas mayas de Tulum y Coba.

“Está a unos kilómetros por la carretera”, dijo Laura Zapata, presidenta de la sucursal de la Riviera Maya de A.M.P.I., la asociación mexicana de profesionales de bienes raíces. "Pero es un universo diferente".

Ciertamente, eso es lo que Ara Der Sarkissian, de 36 años, de Los Ángeles, sintió que estaba obteniendo cuando hace dos años depositó $ 1.3 millones para un condominio frente a la playa de 1,500 pies cuadrados en Rosewood Mayakoba, en el complejo turístico Mayakoba que está desarrollando OHL. , una empresa española. Sarkissian tomó una segunda hipoteca sobre una propiedad que posee en Los Ángeles, donde es corredor de la firma de bienes raíces de su familia.

"Es solo que la playa era tan hermosa", dijo, recordando que se enamoró del lugar en 2007, cuando lo visitó durante un crucero a la cercana Cozumel. "Esta propiedad puede ser cualquier cosa que quieras hacer de ella, formal o relajada". Sarkissian dijo que debido a que se quedaba en la propiedad solo de cinco a siete semanas al año (Rosewood la alquila por el resto del tiempo), ha podido pagar su préstamo y todas las tarifas a Rosewood y obtener una pequeña ganancia. meses.

Los pronosticadores del crecimiento económico mexicano esperan que la Riviera Maya experimente una disminución del 15 al 20 por ciento en las ventas de propiedades de siete cifras o más, como las villas de Banyan Tree, por lo que la apreciación de las propiedades existentes también puede disminuir. Pero se desacelerará desde un crecimiento del 19,5 por ciento en 2007, por lo que Sarkissian dijo que pensaba que su propiedad valía 2 millones de dólares.

El Sr. Sarkissian es uno de los aproximadamente 10,000 estadounidenses que son dueños de propiedades aquí. Constituyen alrededor del 5 por ciento de la población total de la Riviera Maya de 235,000. El resto es una amalgama de canadienses, europeos, latinoamericanos y mexicanos.

Mayakoba, un desarrollo de 1,600 acres que eventualmente contará con 1,000 habitaciones y residencias bajo las banderas de las propiedades Banyan Tree, Fairmont, Viceroy y Rosewood, le ha dado a la Riviera Maya una reputación un poco presumida. Pero en realidad es un lugar demográficamente ecuménico, un largo centro comercial de posibilidades de segunda residencia que se extiende desde las alturas de Mayakoba hasta la más modesta Playa del Carmen, donde Paul Ilg, de 75 años, y su esposa, Geri, de 69, de Clarkston, Mich., Compró una casa. Los Ilg decidieron vivir la mitad del año en lo que es la ciudad costera de más rápido crecimiento en Riviera después de la jubilación de Ilg hace una década de General Dynamics.

Aunque ninguno habla mucho español, juega golf o bucea, después de unas vacaciones aquí en 1999 encontraron un condominio de dos habitaciones en el corazón de la ciudad por $ 79,000, que pagaron en efectivo tomando una segunda hipoteca sobre su casa en Michigan. Disfrutan de largas caminatas a lo largo de la original Quinta Avenida de la ciudad - 10 cuadras de restaurantes sin escalas, cantinas, joyerías y tiendas de camisetas - y la "dulzura" de la ciudad, a pesar de que su población se ha triplicado en el tiempo que han vivido. allí. No está de más que el Sr. Ilg calcule que su condominio se ha revalorizado en 180.000 dólares. (Este tipo de valor es otra razón por la que el contingente estadounidense aquí puede ser el único propietario estadounidense verdaderamente feliz con el que he hablado últimamente).

George Williams, propietario de una imprenta jubilado de Seagoville, Texas, visitó la región hace cinco años en un viaje de buceo a Cozumel. Él y su esposa siempre habían amado la vida en la playa, por lo que hizo una caprichosa búsqueda de casa en Playa y compró un lote por $ 150,000 en una de sus comunidades cerradas originales. Una hacienda espaciosa de 4,000 pies cuadrados y $ 500,000 no se quedó atrás. “Me despierto con los sonidos de las aves tropicales”, dijo. “Tenemos nuestra propia iguana atrás. Ese dinero está en un lugar mejor de lo que podría estar. Soy un hombre feliz ".

El vecindario del Sr. Williams tiene el aire de un suburbio establecido en el sur de California. Pero para una sensación más bohemia, y precios, la ciudad de Puerto Morelos, a unas 20 millas al norte de Playa del Carmen, es probablemente el boleto.

“Dime dónde puedes conseguir frente a la playa en cualquier otro lugar del mundo por menos de $ 300,000”, dijo Amber Pierce-Schulz, una agente de bienes raíces local, después de mostrarme un condominio de una habitación y 800 pies cuadrados en el agua.

La ciudad en auge más nueva es Tulum, donde el atractivo principal son las ruinas de un puerto marítimo maya. La Riviera puede seguir propagando nuevas generaciones de condominios y villas en una amplia gama de nichos debido a esa playa interminable; el desarrollo teóricamente puede extenderse otras 50 millas al sur de Tulum, con la excepción de las tierras protegidas por una reserva ecológica, hasta la frontera con Belice. . Pero el verdadero secreto de su éxito puede tener más que ver con Cancún y menos con esa vasta costa.

La Riviera Maya puede hacerse pasar por un anti-Cancún, pero se beneficia mucho del énfasis del gobierno mexicano en la seguridad pública y la atención médica de calidad en y alrededor de su ciudad turística más valiosa. Aunque el sistema de salud nacionalizado de México ocupa el puesto 61 entre 190 sistemas calificados en el mundo por la Organización Mundial de la Salud en 2000, la última vez que el grupo realizó la encuesta, la atención puede costar menos de la mitad de lo que cuesta en los Estados Unidos, que fue ocupó el puesto 37 en la misma encuesta.

La seguridad pública en México es difícil de asegurar en estos días. Pero la mayor parte de la violencia de los cárteles de la droga que ha recibido tanta publicidad generalmente ha ocurrido en las ciudades fronterizas del país.

En última instancia, un problema mayor para la Riviera Maya puede ser seguir cumpliendo su promesa de brindar belleza sin los excesos de Cancún. Un recorrido por Tulum reveló la buena noticia de que, en el lado de la playa, los desarrollos se adhieren a los dictados de baja densidad y baja altura, pero también la mala noticia de que, en el lado interior, donde los desarrollos de viviendas en "caja de zapatos" están sirviendo a los compradores. buscando viviendas menos costosas, se pueden ver los inicios de un retroceso.

Es difícil saber si el desarrollo a la escala de Cancún es inevitable, pero si eso sucede, lo más probable es que no se deba a Ray Graham, de 74 años, de Latrobe, Pensilvania, que se estaba relajando en su hacienda cerca de Bacalar, según dijeron algunos a sea ​​el próximo Tulum.Los insectos pululaban por el aire y la humedad de la laguna cercana dificultaba la respiración, lo que le daba al entorno más un aura de la Costa de los Mosquitos que de cualquier riviera.

Pero el Sr. Graham y su esposa, Reba, de 70 años, habían encontrado lo que buscaban. "Nos gusta estar aquí", dijo, secándose el sudor de la frente y mirando la jungla que los rodeaba. “Está lejos de todo eso en Cancún. Lejos de todo ".


Está cerca de Cancún, pero solo en millas

Playa del Carmen, México - Cuarenta millas por la costa de la Riviera Maya a través de México 307, estaba a un mundo de distancia del incansable bullicio de Cancún, rodando por un camino estrecho y sinuoso de losas hacia el océano a través de manglares tan espesos que bloqueaban el sol en lugares.

Durante los últimos 15 años, a medida que el crecimiento de Cancún ha comenzado a alcanzar su máximo, los vacacionistas y jubilados han mirado hacia la Riviera Maya, el tramo de 160 kilómetros de Caribe azul verdoso y arena blanca blanqueada que se extiende hacia el sur hasta Tulum. Ahora hay un total de 35,000 habitaciones de hotel, condominios y tiempos compartidos en una costa que no hace mucho tiempo era principalmente pueblos de pescadores respaldados por matorrales y jungla verde.

El resultado es una especie de anti-Cancún. Esa ciudad turística, la más famosa de México, tiene que ver con lo vertical, la alta densidad, el bullicio y la próxima margarita. Sin embargo, la Riviera es horizontal (los complejos turísticos no pueden tener más de cuatro pisos), baja densidad (los desarrolladores pueden construir en solo el 5 por ciento de su tierra), sostenibilidad ambiental, bucear en la segunda barrera de arrecifes más larga del mundo (después de la Great Barrier en Australia) y escalar las ruinas mayas de Tulum y Coba.

“Está a unos kilómetros por la carretera”, dijo Laura Zapata, presidenta de la sucursal de la Riviera Maya de A.M.P.I., la asociación mexicana de profesionales de bienes raíces. "Pero es un universo diferente".

Ciertamente, eso es lo que Ara Der Sarkissian, de 36 años, de Los Ángeles, sintió que estaba obteniendo cuando hace dos años depositó $ 1.3 millones para un condominio frente a la playa de 1,500 pies cuadrados en Rosewood Mayakoba, en el complejo turístico Mayakoba que está desarrollando OHL. , una empresa española. Sarkissian tomó una segunda hipoteca sobre una propiedad que posee en Los Ángeles, donde es corredor de la firma de bienes raíces de su familia.

"Es solo que la playa era tan hermosa", dijo, recordando que se enamoró del lugar en 2007, cuando lo visitó durante un crucero a la cercana Cozumel. "Esta propiedad puede ser cualquier cosa que quieras hacer de ella, formal o relajada". Sarkissian dijo que debido a que se quedaba en la propiedad solo de cinco a siete semanas al año (Rosewood la alquila por el resto del tiempo), ha podido pagar su préstamo y todas las tarifas a Rosewood y obtener una pequeña ganancia. meses.

Los pronosticadores del crecimiento económico mexicano esperan que la Riviera Maya experimente una disminución del 15 al 20 por ciento en las ventas de propiedades de siete cifras o más, como las villas de Banyan Tree, por lo que la apreciación de las propiedades existentes también puede disminuir. Pero se desacelerará desde un crecimiento del 19,5 por ciento en 2007, por lo que Sarkissian dijo que pensaba que su propiedad valía 2 millones de dólares.

El Sr. Sarkissian es uno de los aproximadamente 10,000 estadounidenses que son dueños de propiedades aquí. Constituyen alrededor del 5 por ciento de la población total de la Riviera Maya de 235,000. El resto es una amalgama de canadienses, europeos, latinoamericanos y mexicanos.

Mayakoba, un desarrollo de 1,600 acres que eventualmente contará con 1,000 habitaciones y residencias bajo las banderas de las propiedades Banyan Tree, Fairmont, Viceroy y Rosewood, le ha dado a la Riviera Maya una reputación un poco presumida. Pero en realidad es un lugar demográficamente ecuménico, un largo centro comercial de posibilidades de segunda residencia que se extiende desde las alturas de Mayakoba hasta la más modesta Playa del Carmen, donde Paul Ilg, de 75 años, y su esposa, Geri, de 69, de Clarkston, Mich., Compró una casa. Los Ilg decidieron vivir la mitad del año en lo que es la ciudad costera de más rápido crecimiento en Riviera después de la jubilación de Ilg hace una década de General Dynamics.

Aunque ninguno habla mucho español, juega golf o bucea, después de unas vacaciones aquí en 1999 encontraron un condominio de dos habitaciones en el corazón de la ciudad por $ 79,000, que pagaron en efectivo tomando una segunda hipoteca sobre su casa en Michigan. Disfrutan de largas caminatas a lo largo de la original Quinta Avenida de la ciudad - 10 cuadras de restaurantes sin escalas, cantinas, joyerías y tiendas de camisetas - y la "dulzura" de la ciudad, a pesar de que su población se ha triplicado en el tiempo que han vivido. allí. No está de más que el Sr. Ilg calcule que su condominio se ha revalorizado en 180.000 dólares. (Este tipo de valor es otra razón por la que el contingente estadounidense aquí puede ser el único propietario estadounidense verdaderamente feliz con el que he hablado últimamente).

George Williams, propietario de una imprenta jubilado de Seagoville, Texas, visitó la región hace cinco años en un viaje de buceo a Cozumel. Él y su esposa siempre habían amado la vida en la playa, por lo que hizo una caprichosa búsqueda de casa en Playa y compró un lote por $ 150,000 en una de sus comunidades cerradas originales. Una hacienda espaciosa de 4,000 pies cuadrados y $ 500,000 no se quedó atrás. “Me despierto con los sonidos de las aves tropicales”, dijo. “Tenemos nuestra propia iguana atrás. Ese dinero está en un lugar mejor de lo que podría estar. Soy un hombre feliz ".

El vecindario del Sr. Williams tiene el aire de un suburbio establecido en el sur de California. Pero para una sensación más bohemia, y precios, la ciudad de Puerto Morelos, a unas 20 millas al norte de Playa del Carmen, es probablemente el boleto.

“Dime dónde puedes conseguir frente a la playa en cualquier otro lugar del mundo por menos de $ 300,000”, dijo Amber Pierce-Schulz, una agente de bienes raíces local, después de mostrarme un condominio de una habitación y 800 pies cuadrados en el agua.

La ciudad en auge más nueva es Tulum, donde el atractivo principal son las ruinas de un puerto marítimo maya. La Riviera puede seguir propagando nuevas generaciones de condominios y villas en una amplia gama de nichos debido a esa playa interminable; el desarrollo teóricamente puede extenderse otras 50 millas al sur de Tulum, con la excepción de las tierras protegidas por una reserva ecológica, hasta la frontera con Belice. . Pero el verdadero secreto de su éxito puede tener más que ver con Cancún y menos con esa vasta costa.

La Riviera Maya puede hacerse pasar por un anti-Cancún, pero se beneficia mucho del énfasis del gobierno mexicano en la seguridad pública y la atención médica de calidad en y alrededor de su ciudad turística más valiosa. Aunque el sistema de salud nacionalizado de México ocupa el puesto 61 entre 190 sistemas calificados en el mundo por la Organización Mundial de la Salud en 2000, la última vez que el grupo realizó la encuesta, la atención puede costar menos de la mitad de lo que cuesta en los Estados Unidos, que fue ocupó el puesto 37 en la misma encuesta.

La seguridad pública en México es difícil de asegurar en estos días. Pero la mayor parte de la violencia de los cárteles de la droga que ha recibido tanta publicidad generalmente ha ocurrido en las ciudades fronterizas del país.

En última instancia, un problema mayor para la Riviera Maya puede ser seguir cumpliendo su promesa de brindar belleza sin los excesos de Cancún. Un recorrido por Tulum reveló la buena noticia de que, en el lado de la playa, los desarrollos se adhieren a los dictados de baja densidad y baja altura, pero también la mala noticia de que, en el lado interior, donde los desarrollos de viviendas en "caja de zapatos" están sirviendo a los compradores. buscando viviendas menos costosas, se pueden ver los inicios de un retroceso.

Es difícil saber si el desarrollo a la escala de Cancún es inevitable, pero si eso sucede, lo más probable es que no se deba a Ray Graham, de 74 años, de Latrobe, Pensilvania, que se estaba relajando en su hacienda cerca de Bacalar, según dijeron algunos a sea ​​el próximo Tulum. Los insectos pululaban por el aire y la humedad de la laguna cercana dificultaba la respiración, lo que le daba al entorno más un aura de la Costa de los Mosquitos que de cualquier riviera.

Pero el Sr. Graham y su esposa, Reba, de 70 años, habían encontrado lo que buscaban. "Nos gusta estar aquí", dijo, secándose el sudor de la frente y mirando la jungla que los rodeaba. “Está lejos de todo eso en Cancún. Lejos de todo ".


Está cerca de Cancún, pero solo en millas

Playa del Carmen, México - Cuarenta millas por la costa de la Riviera Maya a través de México 307, estaba a un mundo de distancia del incansable bullicio de Cancún, rodando por un camino estrecho y sinuoso de losas hacia el océano a través de manglares tan espesos que bloqueaban el sol en lugares.

Durante los últimos 15 años, a medida que el crecimiento de Cancún ha comenzado a alcanzar su máximo, los vacacionistas y jubilados han mirado hacia la Riviera Maya, el tramo de 160 kilómetros de Caribe azul verdoso y arena blanca blanqueada que se extiende hacia el sur hasta Tulum. Ahora hay un total de 35,000 habitaciones de hotel, condominios y tiempos compartidos en una costa que no hace mucho tiempo era principalmente pueblos de pescadores respaldados por matorrales y jungla verde.

El resultado es una especie de anti-Cancún. Esa ciudad turística, la más famosa de México, tiene que ver con lo vertical, la alta densidad, el bullicio y la próxima margarita. Sin embargo, la Riviera es horizontal (los complejos turísticos no pueden tener más de cuatro pisos), baja densidad (los desarrolladores pueden construir en solo el 5 por ciento de su tierra), sostenibilidad ambiental, bucear en la segunda barrera de arrecifes más larga del mundo (después de la Great Barrier en Australia) y escalar las ruinas mayas de Tulum y Coba.

“Está a unos kilómetros por la carretera”, dijo Laura Zapata, presidenta de la sucursal de la Riviera Maya de A.M.P.I., la asociación mexicana de profesionales de bienes raíces. "Pero es un universo diferente".

Ciertamente, eso es lo que Ara Der Sarkissian, de 36 años, de Los Ángeles, sintió que estaba obteniendo cuando hace dos años depositó $ 1.3 millones para un condominio frente a la playa de 1,500 pies cuadrados en Rosewood Mayakoba, en el complejo turístico Mayakoba que está desarrollando OHL. , una empresa española. Sarkissian tomó una segunda hipoteca sobre una propiedad que posee en Los Ángeles, donde es corredor de la firma de bienes raíces de su familia.

"Es solo que la playa era tan hermosa", dijo, recordando que se enamoró del lugar en 2007, cuando lo visitó durante un crucero a la cercana Cozumel. "Esta propiedad puede ser cualquier cosa que quieras hacer de ella, formal o relajada". Sarkissian dijo que debido a que se quedaba en la propiedad solo de cinco a siete semanas al año (Rosewood la alquila por el resto del tiempo), ha podido pagar su préstamo y todas las tarifas a Rosewood y obtener una pequeña ganancia. meses.

Los pronosticadores del crecimiento económico mexicano esperan que la Riviera Maya experimente una disminución del 15 al 20 por ciento en las ventas de propiedades de siete cifras o más, como las villas de Banyan Tree, por lo que la apreciación de las propiedades existentes también puede disminuir. Pero se desacelerará desde un crecimiento del 19,5 por ciento en 2007, por lo que Sarkissian dijo que pensaba que su propiedad valía 2 millones de dólares.

El Sr. Sarkissian es uno de los aproximadamente 10,000 estadounidenses que son dueños de propiedades aquí. Constituyen alrededor del 5 por ciento de la población total de la Riviera Maya de 235,000. El resto es una amalgama de canadienses, europeos, latinoamericanos y mexicanos.

Mayakoba, un desarrollo de 1,600 acres que eventualmente contará con 1,000 habitaciones y residencias bajo las banderas de las propiedades Banyan Tree, Fairmont, Viceroy y Rosewood, le ha dado a la Riviera Maya una reputación un poco presumida. Pero en realidad es un lugar demográficamente ecuménico, un largo centro comercial de posibilidades de segunda residencia que se extiende desde las alturas de Mayakoba hasta la más modesta Playa del Carmen, donde Paul Ilg, de 75 años, y su esposa, Geri, de 69, de Clarkston, Mich., Compró una casa. Los Ilg decidieron vivir la mitad del año en lo que es la ciudad costera de más rápido crecimiento en Riviera después de la jubilación de Ilg hace una década de General Dynamics.

Aunque ninguno habla mucho español, juega golf o bucea, después de unas vacaciones aquí en 1999 encontraron un condominio de dos habitaciones en el corazón de la ciudad por $ 79,000, que pagaron en efectivo tomando una segunda hipoteca sobre su casa en Michigan. Disfrutan de largas caminatas a lo largo de la original Quinta Avenida de la ciudad - 10 cuadras de restaurantes sin escalas, cantinas, joyerías y tiendas de camisetas - y la "dulzura" de la ciudad, a pesar de que su población se ha triplicado en el tiempo que han vivido. allí. No está de más que el Sr. Ilg calcule que su condominio se ha revalorizado en 180.000 dólares. (Este tipo de valor es otra razón por la que el contingente estadounidense aquí puede ser el único propietario estadounidense verdaderamente feliz con el que he hablado últimamente).

George Williams, propietario de una imprenta jubilado de Seagoville, Texas, visitó la región hace cinco años en un viaje de buceo a Cozumel. Él y su esposa siempre habían amado la vida en la playa, por lo que hizo una caprichosa búsqueda de casa en Playa y compró un lote por $ 150,000 en una de sus comunidades cerradas originales. Una hacienda espaciosa de 4,000 pies cuadrados y $ 500,000 no se quedó atrás. “Me despierto con los sonidos de las aves tropicales”, dijo. “Tenemos nuestra propia iguana atrás. Ese dinero está en un lugar mejor de lo que podría estar. Soy un hombre feliz ".

El vecindario del Sr. Williams tiene el aire de un suburbio establecido en el sur de California. Pero para una sensación más bohemia, y precios, la ciudad de Puerto Morelos, a unas 20 millas al norte de Playa del Carmen, es probablemente el boleto.

“Dime dónde puedes conseguir frente a la playa en cualquier otro lugar del mundo por menos de $ 300,000”, dijo Amber Pierce-Schulz, una agente de bienes raíces local, después de mostrarme un condominio de una habitación y 800 pies cuadrados en el agua.

La ciudad en auge más nueva es Tulum, donde el atractivo principal son las ruinas de un puerto marítimo maya. La Riviera puede seguir propagando nuevas generaciones de condominios y villas en una amplia gama de nichos debido a esa playa interminable; el desarrollo teóricamente puede extenderse otras 50 millas al sur de Tulum, con la excepción de las tierras protegidas por una reserva ecológica, hasta la frontera con Belice. . Pero el verdadero secreto de su éxito puede tener más que ver con Cancún y menos con esa vasta costa.

La Riviera Maya puede hacerse pasar por un anti-Cancún, pero se beneficia mucho del énfasis del gobierno mexicano en la seguridad pública y la atención médica de calidad en y alrededor de su ciudad turística más valiosa. Aunque el sistema de salud nacionalizado de México ocupa el puesto 61 entre 190 sistemas calificados en el mundo por la Organización Mundial de la Salud en 2000, la última vez que el grupo realizó la encuesta, la atención puede costar menos de la mitad de lo que cuesta en los Estados Unidos, que fue ocupó el puesto 37 en la misma encuesta.

La seguridad pública en México es difícil de asegurar en estos días. Pero la mayor parte de la violencia de los cárteles de la droga que ha recibido tanta publicidad generalmente ha ocurrido en las ciudades fronterizas del país.

En última instancia, un problema mayor para la Riviera Maya puede ser seguir cumpliendo su promesa de brindar belleza sin los excesos de Cancún. Un recorrido por Tulum reveló la buena noticia de que, en el lado de la playa, los desarrollos se adhieren a los dictados de baja densidad y baja altura, pero también la mala noticia de que, en el lado interior, donde los desarrollos de viviendas en "caja de zapatos" están sirviendo a los compradores. buscando viviendas menos costosas, se pueden ver los inicios de un retroceso.

Es difícil saber si el desarrollo a la escala de Cancún es inevitable, pero si eso sucede, lo más probable es que no se deba a Ray Graham, de 74 años, de Latrobe, Pensilvania, que se estaba relajando en su hacienda cerca de Bacalar, según dijeron algunos a sea ​​el próximo Tulum. Los insectos pululaban por el aire y la humedad de la laguna cercana dificultaba la respiración, lo que le daba al entorno más un aura de la Costa de los Mosquitos que de cualquier riviera.

Pero el Sr. Graham y su esposa, Reba, de 70 años, habían encontrado lo que buscaban. "Nos gusta estar aquí", dijo, secándose el sudor de la frente y mirando la jungla que los rodeaba. “Está lejos de todo eso en Cancún. Lejos de todo ".


Está cerca de Cancún, pero solo en millas

Playa del Carmen, México - Cuarenta millas por la costa de la Riviera Maya a través de México 307, estaba a un mundo de distancia del incansable bullicio de Cancún, rodando por un camino estrecho y sinuoso de losas hacia el océano a través de manglares tan espesos que bloqueaban el sol en lugares.

Durante los últimos 15 años, a medida que el crecimiento de Cancún ha comenzado a alcanzar su máximo, los vacacionistas y jubilados han mirado hacia la Riviera Maya, el tramo de 160 kilómetros de Caribe azul verdoso y arena blanca blanqueada que se extiende hacia el sur hasta Tulum. Ahora hay un total de 35,000 habitaciones de hotel, condominios y tiempos compartidos en una costa que no hace mucho tiempo era principalmente pueblos de pescadores respaldados por matorrales y jungla verde.

El resultado es una especie de anti-Cancún. Esa ciudad turística, la más famosa de México, tiene que ver con lo vertical, la alta densidad, el bullicio y la próxima margarita. Sin embargo, la Riviera es horizontal (los complejos turísticos no pueden tener más de cuatro pisos), baja densidad (los desarrolladores pueden construir en solo el 5 por ciento de su tierra), sostenibilidad ambiental, bucear en la segunda barrera de arrecifes más larga del mundo (después de la Great Barrier en Australia) y escalar las ruinas mayas de Tulum y Coba.

“Está a unos kilómetros por la carretera”, dijo Laura Zapata, presidenta de la sucursal de la Riviera Maya de A.M.P.I., la asociación mexicana de profesionales de bienes raíces. "Pero es un universo diferente".

Ciertamente, eso es lo que Ara Der Sarkissian, de 36 años, de Los Ángeles, sintió que estaba obteniendo cuando hace dos años depositó $ 1.3 millones para un condominio frente a la playa de 1,500 pies cuadrados en Rosewood Mayakoba, en el complejo turístico Mayakoba que está desarrollando OHL. , una empresa española. Sarkissian tomó una segunda hipoteca sobre una propiedad que posee en Los Ángeles, donde es corredor de la firma de bienes raíces de su familia.

"Es solo que la playa era tan hermosa", dijo, recordando que se enamoró del lugar en 2007, cuando lo visitó durante un crucero a la cercana Cozumel. "Esta propiedad puede ser cualquier cosa que quieras hacer de ella, formal o relajada". Sarkissian dijo que debido a que se quedaba en la propiedad solo de cinco a siete semanas al año (Rosewood la alquila por el resto del tiempo), ha podido pagar su préstamo y todas las tarifas a Rosewood y obtener una pequeña ganancia. meses.

Los pronosticadores del crecimiento económico mexicano esperan que la Riviera Maya experimente una disminución del 15 al 20 por ciento en las ventas de propiedades de siete cifras o más, como las villas de Banyan Tree, por lo que la apreciación de las propiedades existentes también puede disminuir. Pero se desacelerará desde un crecimiento del 19,5 por ciento en 2007, razón por la cual el Sr.Sarkissian dijo que pensaba que su propiedad valía 2 millones de dólares.

El Sr. Sarkissian es uno de los aproximadamente 10,000 estadounidenses que son dueños de propiedades aquí. Constituyen alrededor del 5 por ciento de la población total de la Riviera Maya de 235,000. El resto es una amalgama de canadienses, europeos, latinoamericanos y mexicanos.

Mayakoba, un desarrollo de 1,600 acres que eventualmente contará con 1,000 habitaciones y residencias bajo las banderas de las propiedades Banyan Tree, Fairmont, Viceroy y Rosewood, le ha dado a la Riviera Maya una reputación un poco presumida. Pero en realidad es un lugar demográficamente ecuménico, un largo centro comercial de posibilidades de segunda residencia que se extiende desde las alturas de Mayakoba hasta la más modesta Playa del Carmen, donde Paul Ilg, de 75 años, y su esposa, Geri, de 69, de Clarkston, Mich., Compró una casa. Los Ilg decidieron vivir la mitad del año en lo que es la ciudad costera de más rápido crecimiento en Riviera después de la jubilación de Ilg hace una década de General Dynamics.

Aunque ninguno habla mucho español, juega golf o bucea, después de unas vacaciones aquí en 1999 encontraron un condominio de dos habitaciones en el corazón de la ciudad por $ 79,000, que pagaron en efectivo tomando una segunda hipoteca sobre su casa en Michigan. Disfrutan de largas caminatas a lo largo de la original Quinta Avenida de la ciudad - 10 cuadras de restaurantes sin escalas, cantinas, joyerías y tiendas de camisetas - y la "dulzura" de la ciudad, a pesar de que su población se ha triplicado en el tiempo que han vivido. allí. No está de más que el Sr. Ilg calcule que su condominio se ha revalorizado en 180.000 dólares. (Este tipo de valor es otra razón por la que el contingente estadounidense aquí puede ser el único propietario estadounidense verdaderamente feliz con el que he hablado últimamente).

George Williams, propietario de una imprenta jubilado de Seagoville, Texas, visitó la región hace cinco años en un viaje de buceo a Cozumel. Él y su esposa siempre habían amado la vida en la playa, por lo que hizo una caprichosa búsqueda de casa en Playa y compró un lote por $ 150,000 en una de sus comunidades cerradas originales. Una hacienda espaciosa de 4,000 pies cuadrados y $ 500,000 no se quedó atrás. “Me despierto con los sonidos de las aves tropicales”, dijo. “Tenemos nuestra propia iguana atrás. Ese dinero está en un lugar mejor de lo que podría estar. Soy un hombre feliz ".

El vecindario del Sr. Williams tiene el aire de un suburbio establecido en el sur de California. Pero para una sensación más bohemia, y precios, la ciudad de Puerto Morelos, a unas 20 millas al norte de Playa del Carmen, es probablemente el boleto.

“Dime dónde puedes conseguir frente a la playa en cualquier otro lugar del mundo por menos de $ 300,000”, dijo Amber Pierce-Schulz, una agente de bienes raíces local, después de mostrarme un condominio de una habitación y 800 pies cuadrados en el agua.

La ciudad en auge más nueva es Tulum, donde el atractivo principal son las ruinas de un puerto marítimo maya. La Riviera puede seguir propagando nuevas generaciones de condominios y villas en una amplia gama de nichos debido a esa playa interminable; el desarrollo teóricamente puede extenderse otras 50 millas al sur de Tulum, con la excepción de las tierras protegidas por una reserva ecológica, hasta la frontera con Belice. . Pero el verdadero secreto de su éxito puede tener más que ver con Cancún y menos con esa vasta costa.

La Riviera Maya puede hacerse pasar por un anti-Cancún, pero se beneficia mucho del énfasis del gobierno mexicano en la seguridad pública y la atención médica de calidad en y alrededor de su ciudad turística más valiosa. Aunque el sistema de salud nacionalizado de México ocupa el puesto 61 entre 190 sistemas calificados en el mundo por la Organización Mundial de la Salud en 2000, la última vez que el grupo realizó la encuesta, la atención puede costar menos de la mitad de lo que cuesta en los Estados Unidos, que fue ocupó el puesto 37 en la misma encuesta.

La seguridad pública en México es difícil de asegurar en estos días. Pero la mayor parte de la violencia de los cárteles de la droga que ha recibido tanta publicidad generalmente ha ocurrido en las ciudades fronterizas del país.

En última instancia, un problema mayor para la Riviera Maya puede ser seguir cumpliendo su promesa de brindar belleza sin los excesos de Cancún. Un recorrido por Tulum reveló la buena noticia de que, en el lado de la playa, los desarrollos se adhieren a los dictados de baja densidad y baja altura, pero también la mala noticia de que, en el lado interior, donde los desarrollos de viviendas en "caja de zapatos" están sirviendo a los compradores. buscando viviendas menos costosas, se pueden ver los inicios de un retroceso.

Es difícil saber si el desarrollo a la escala de Cancún es inevitable, pero si eso sucede, lo más probable es que no se deba a Ray Graham, de 74 años, de Latrobe, Pensilvania, que se estaba relajando en su hacienda cerca de Bacalar, según dijeron algunos a sea ​​el próximo Tulum. Los insectos pululaban por el aire y la humedad de la laguna cercana dificultaba la respiración, lo que le daba al entorno más un aura de la Costa de los Mosquitos que de cualquier riviera.

Pero el Sr. Graham y su esposa, Reba, de 70 años, habían encontrado lo que buscaban. "Nos gusta estar aquí", dijo, secándose el sudor de la frente y mirando la jungla que los rodeaba. “Está lejos de todo eso en Cancún. Lejos de todo ".


Está cerca de Cancún, pero solo en millas

Playa del Carmen, México - Cuarenta millas por la costa de la Riviera Maya a través de México 307, estaba a un mundo de distancia del incansable bullicio de Cancún, rodando por un camino estrecho y sinuoso de losas hacia el océano a través de manglares tan espesos que bloqueaban el sol en lugares.

Durante los últimos 15 años, a medida que el crecimiento de Cancún ha comenzado a alcanzar su máximo, los vacacionistas y jubilados han mirado hacia la Riviera Maya, el tramo de 160 kilómetros de Caribe azul verdoso y arena blanca blanqueada que se extiende hacia el sur hasta Tulum. Ahora hay un total de 35,000 habitaciones de hotel, condominios y tiempos compartidos en una costa que no hace mucho tiempo era principalmente pueblos de pescadores respaldados por matorrales y jungla verde.

El resultado es una especie de anti-Cancún. Esa ciudad turística, la más famosa de México, tiene que ver con lo vertical, la alta densidad, el bullicio y la próxima margarita. Sin embargo, la Riviera es horizontal (los complejos turísticos no pueden tener más de cuatro pisos), baja densidad (los desarrolladores pueden construir en solo el 5 por ciento de su tierra), sostenibilidad ambiental, bucear en la segunda barrera de arrecifes más larga del mundo (después de la Great Barrier en Australia) y escalar las ruinas mayas de Tulum y Coba.

“Está a unos kilómetros por la carretera”, dijo Laura Zapata, presidenta de la sucursal de la Riviera Maya de A.M.P.I., la asociación mexicana de profesionales de bienes raíces. "Pero es un universo diferente".

Ciertamente, eso es lo que Ara Der Sarkissian, de 36 años, de Los Ángeles, sintió que estaba obteniendo cuando hace dos años depositó $ 1.3 millones para un condominio frente a la playa de 1,500 pies cuadrados en Rosewood Mayakoba, en el complejo turístico Mayakoba que está desarrollando OHL. , una empresa española. Sarkissian tomó una segunda hipoteca sobre una propiedad que posee en Los Ángeles, donde es corredor de la firma de bienes raíces de su familia.

"Es solo que la playa era tan hermosa", dijo, recordando que se enamoró del lugar en 2007, cuando lo visitó durante un crucero a la cercana Cozumel. "Esta propiedad puede ser cualquier cosa que quieras hacer de ella, formal o relajada". Sarkissian dijo que debido a que se quedaba en la propiedad solo de cinco a siete semanas al año (Rosewood la alquila por el resto del tiempo), ha podido pagar su préstamo y todas las tarifas a Rosewood y obtener una pequeña ganancia. meses.

Los pronosticadores del crecimiento económico mexicano esperan que la Riviera Maya experimente una disminución del 15 al 20 por ciento en las ventas de propiedades de siete cifras o más, como las villas de Banyan Tree, por lo que la apreciación de las propiedades existentes también puede disminuir. Pero se desacelerará desde un crecimiento del 19,5 por ciento en 2007, por lo que Sarkissian dijo que pensaba que su propiedad valía 2 millones de dólares.

El Sr. Sarkissian es uno de los aproximadamente 10,000 estadounidenses que son dueños de propiedades aquí. Constituyen alrededor del 5 por ciento de la población total de la Riviera Maya de 235,000. El resto es una amalgama de canadienses, europeos, latinoamericanos y mexicanos.

Mayakoba, un desarrollo de 1,600 acres que eventualmente contará con 1,000 habitaciones y residencias bajo las banderas de las propiedades Banyan Tree, Fairmont, Viceroy y Rosewood, le ha dado a la Riviera Maya una reputación un poco presumida. Pero en realidad es un lugar demográficamente ecuménico, un largo centro comercial de posibilidades de segunda residencia que se extiende desde las alturas de Mayakoba hasta la más modesta Playa del Carmen, donde Paul Ilg, de 75 años, y su esposa, Geri, de 69, de Clarkston, Mich., Compró una casa. Los Ilg decidieron vivir la mitad del año en lo que es la ciudad costera de más rápido crecimiento en Riviera después de la jubilación de Ilg hace una década de General Dynamics.

Aunque ninguno habla mucho español, juega golf o bucea, después de unas vacaciones aquí en 1999 encontraron un condominio de dos habitaciones en el corazón de la ciudad por $ 79,000, que pagaron en efectivo tomando una segunda hipoteca sobre su casa en Michigan. Disfrutan de largas caminatas a lo largo de la original Quinta Avenida de la ciudad - 10 cuadras de restaurantes sin escalas, cantinas, joyerías y tiendas de camisetas - y la "dulzura" de la ciudad, a pesar de que su población se ha triplicado en el tiempo que han vivido. allí. No está de más que el Sr. Ilg calcule que su condominio se ha revalorizado en 180.000 dólares. (Este tipo de valor es otra razón por la que el contingente estadounidense aquí puede ser el único propietario estadounidense verdaderamente feliz con el que he hablado últimamente).

George Williams, propietario de una imprenta jubilado de Seagoville, Texas, visitó la región hace cinco años en un viaje de buceo a Cozumel. Él y su esposa siempre habían amado la vida en la playa, por lo que hizo una caprichosa búsqueda de casa en Playa y compró un lote por $ 150,000 en una de sus comunidades cerradas originales. Una hacienda espaciosa de 4,000 pies cuadrados y $ 500,000 no se quedó atrás. “Me despierto con los sonidos de las aves tropicales”, dijo. “Tenemos nuestra propia iguana atrás. Ese dinero está en un lugar mejor de lo que podría estar. Soy un hombre feliz ".

El vecindario del Sr. Williams tiene el aire de un suburbio establecido en el sur de California. Pero para una sensación más bohemia, y precios, la ciudad de Puerto Morelos, a unas 20 millas al norte de Playa del Carmen, es probablemente el boleto.

“Dime dónde puedes conseguir frente a la playa en cualquier otro lugar del mundo por menos de $ 300,000”, dijo Amber Pierce-Schulz, una agente de bienes raíces local, después de mostrarme un condominio de una habitación y 800 pies cuadrados en el agua.

La ciudad en auge más nueva es Tulum, donde el atractivo principal son las ruinas de un puerto marítimo maya. La Riviera puede seguir propagando nuevas generaciones de condominios y villas en una amplia gama de nichos debido a esa playa interminable; el desarrollo teóricamente puede extenderse otras 50 millas al sur de Tulum, con la excepción de las tierras protegidas por una reserva ecológica, hasta la frontera con Belice. . Pero el verdadero secreto de su éxito puede tener más que ver con Cancún y menos con esa vasta costa.

La Riviera Maya puede hacerse pasar por un anti-Cancún, pero se beneficia mucho del énfasis del gobierno mexicano en la seguridad pública y la atención médica de calidad en y alrededor de su ciudad turística más valiosa. Aunque el sistema de salud nacionalizado de México ocupa el puesto 61 entre 190 sistemas calificados en el mundo por la Organización Mundial de la Salud en 2000, la última vez que el grupo realizó la encuesta, la atención puede costar menos de la mitad de lo que cuesta en los Estados Unidos, que fue ocupó el puesto 37 en la misma encuesta.

La seguridad pública en México es difícil de asegurar en estos días. Pero la mayor parte de la violencia de los cárteles de la droga que ha recibido tanta publicidad generalmente ha ocurrido en las ciudades fronterizas del país.

En última instancia, un problema mayor para la Riviera Maya puede ser seguir cumpliendo su promesa de brindar belleza sin los excesos de Cancún. Un recorrido por Tulum reveló la buena noticia de que, en el lado de la playa, los desarrollos se adhieren a los dictados de baja densidad y baja altura, pero también la mala noticia de que, en el lado interior, donde los desarrollos de viviendas en "caja de zapatos" están sirviendo a los compradores. buscando viviendas menos costosas, se pueden ver los inicios de un retroceso.

Es difícil saber si el desarrollo a la escala de Cancún es inevitable, pero si eso sucede, lo más probable es que no se deba a Ray Graham, de 74 años, de Latrobe, Pensilvania, que se estaba relajando en su hacienda cerca de Bacalar, según dijeron algunos a sea ​​el próximo Tulum. Los insectos pululaban por el aire y la humedad de la laguna cercana dificultaba la respiración, lo que le daba al entorno más un aura de la Costa de los Mosquitos que de cualquier riviera.

Pero el Sr. Graham y su esposa, Reba, de 70 años, habían encontrado lo que buscaban. "Nos gusta estar aquí", dijo, secándose el sudor de la frente y mirando la jungla que los rodeaba. “Está lejos de todo eso en Cancún. Lejos de todo ".



Comentarios:

  1. Sarsour

    Para una mañana positiva, solo necesito leer un par de publicaciones en mi sección favorita en tu blog.

  2. Samujas

    Creo que esto es una ilusión. Puedo probarlo.

  3. Fenrirr

    ¡Es verdad! Me gusta esta idea, estoy totalmente de acuerdo contigo.

  4. Nu'man

    Esta es una gran idea. Te apoyo.



Escribe un mensaje